"La gente cree estar plenamente informada sin haberse aproximado siquiera a una sola idea que contradiga sus prejuicios", Bill Keller.

23 de abril de 2008

Amable

Salí de casa con Laura y apenas pisé la vereda miré a ver si venía el colectivo. El rojo y el azul pasan por la puerta de mi casa. Y el 307, a un par de cuadras. El rojo estaba cerca. A unos 50 metros. “Ahí viene. Mejor me voy en ese así no llego tan tarde”, le dije a Laura. Le di un beso y corrí hasta la esquina. Una señora que esperaba en la parada iba a retener a la máquina en caso de que llegara antes que yo. Se ve que corrí bastante rápido, porque llegué antes. La mujer subió al micro y yo recordé que no había
agarrado ninguna moneda. Por las dudas, revisé el bolsillo. Encontré dos monedas de 25 centavos.
Imposible pagar el viaje. El chofer se quedó mirando. “Subí”, me dijo. “No tengo monedas”, me lamenté. “Subí igual”, insistió.
Se ve que me vio salir de casa, saludar a Laura y correr a la parada. Y tuvo la poca de piedad que es necesaria para ser amable en algunas ocasiones.
Una vez arriba, me apoyé en la máquina y busqué en mi morral a ver si encontraba alguna moneda para pagar $ 1,50 –que me parece un robo para las 15 cuadras que hago en el colectivo-, pero no hacía falta. El tipo sabía que no tenía monedas. “Poné lo que tengas”, me dijo. Puse 25 centavos y la máquina me devolvió 15. 1 x $ 0,10 dice mi boleto. Ese que voy a guardar, para que me recuerde que, además de los otros, que abundan, también hay mucha buena gente, que tiene gestos amables.

5 comentarios:

Todos Gronchos dijo...

Es un placer venirse por acá a leerlos.

Saludos!

No Publicable dijo...

¡buenísimo!
conozco tu blog y ¡sos de quien menos me esperaba un elogio!
¡gracias!

Gabi dijo...

La mayor parte de la gente es buena gente. Lástima que los pocos malos hagan tanto daño, ¿no?.
Saludos y te sigo leyendo...

malena dijo...

Qué bueno rescatar un gesto amable cuando vivimos maldiciendo el comportamiento urbano en general.

No Publicable dijo...

Gracias a las dos. Ya están en mis vínculos. Tal vez haga lo mismo con Todos Gronchos. Aún lo estoy pensando.