"La gente cree estar plenamente informada sin haberse aproximado siquiera a una sola idea que contradiga sus prejuicios", Bill Keller.

20 de marzo de 2009

Adiós Botafogo, bienvenido don Vilanova


Cuando a principios de los años ‘70, Miguel caía en cana por tocar rock and roll, su viejo lo iba a buscar y lo rescataba. El tipo, que había sido boxeador y trabajaba como peón de campo en Bolivar, le abría la puerta de su casa a Pappo y a las huestes del blues local. Por aquellos años, el pibe que se llamaba Miguel Vilanova le dio paso al músico que iba a ser conocido como Botafogo. “Un día Pappo me empezó a llamar Botafogo y, como le causaba gracia, los plomos me empezaron a llamar así. Después de un veranito de éxito que tuvimos allá por el ‘73 o ‘74, que me hizo famoso en el barrio, me vino a buscar una banda que se llamaba Avalancha. Me preguntaron qué nombre tenían que poner en el afiche. ¿Qué se yo?, les dije. Poneme Miguel Vilanova. Y no. Los tipos decían que yo ya era Botafogo, que tenía que llamarme así. Y así salieron los afiches. Me pareció divertido y quedó”, recordó Vilanova a Diagonales.
“Mi viejo me dio la posibilidad de convertirme en lo que yo quería ser: en un músico callejero, un músico de lo que era el rock and roll y el blues de aquella época. Él fue mi mentor y me da mucha alegría volver a llevar su nombre. Igual, sigo con un temblor por dejar a Botafogo. Además, me pasaron cosas personales que me decidieron a dar el salto, pero aún estoy en la transición, por eso el disco se llama Adiós Botafogo, bienvenido don Vilanova", reveló.
Hoy, el guitarrista que debutó a los 17 años con Pappo's Blues y que había comenzado a tocar la guitarra cuando tenía 9 años, hace pública una nueva etapa de su carrera y de su vida personal, tras una separación y un brusco cambio en su apariencia física.
El nuevo viejo hombre llega a La Plata para inaugurar el ciclo de recitales Locales y visitantes, en el que se presentará junto a la banda platense Power Blues. “Voy a tocar los temas del último disco y después siempre me gusta mechar los clásicos del blues”, adelantó.
En esta nueva etapa, Vilanova es el músico que por las noches acompaña a Roberto Pettinato en Un mundo perfecto, una de las nuevas posibilidades que se permitió. “Estar con Petti es como un premio, porque es un tipo súper generoso, que brinda oportunidades. Lo quiero mucho, siento que soy amigo de un geniecillo”, explicó.
Don Vilanova se presentará el sábado a las 20 en el Pasaje Dardo Rocha (51 entre 6 y 7).

3 comentarios:

Cecilia dijo...

Muy bueno tu blog y muy completo , veo que sos tan polifuniconal como yo jajaja, saludos!

Ana Clara dijo...

¿eso es lo que se llama reinventarse?

Saludos!!!

Axel-O-Rama dijo...

No me gusta la guitarra con forma de Metralleta que usa Vilanova