"La gente cree estar plenamente informada sin haberse aproximado siquiera a una sola idea que contradiga sus prejuicios", Bill Keller.

29 de julio de 2009

Franco, de limpiavidrios a guía ciudadano


Franco tiene trabajo. Los que llegan en auto al centro comercial de calle 12 podrán verlo por la tarde, vestido con su campera verde y con una mochila a la espalda, repartiendo volantes naranjas con las explicaciones para pagar el estacionamiento medido. Algunos podrán reconocerlo como uno de los chicos que limpiaba los parabrisas en la esquina de la Municipalidad.
Tiene 16 y aunque vive con su mamá en el Barrio Aeropuerto, creció en la calle. Hace tres años empezó a limpiar vidrios, con algún amigo, desde la mañana y hasta la noche, para llevar plata a su casa. Paró durante algún tiempo en la esquina de 12 y 50 junto a muchos otros chicos, hasta que fue rescatado por el programa de inserción laboral creado por la ONG "La Roca Eterna" con la idea de convertirlo en un guía ciudadano.
"Estamos gratamente sorprendidos por el entusiasmo que tienen estos jóvenes con la sociedad que ahora requiere un servicio de ellos", dijo el intendente Pablo Bruera a los pocos días de lanzar el programa municipal. Y agregó: "Como estos chicos están acostumbrados a estar en la calle, hemos decidido que continúen en su ámbito".

REWIND. El feriado del 2 de abril del año pasado Franco estaba en el semáforo de 10 y 51 con Daniel, de 19 años. Entonces, contó que tenía 15 y que iba a la Media 27. Era feriado, pero no podía importarle mucho.
–¿Por qué vienen?
–Y… otra cosa no hay para hacer –dijo el más grande.
–Antes de robar, venimos a laburar –completó él.
–¿Van al colegio?
–Sí. Vamos –dijo uno.
–Y después venimos acá –completó el otro.
–¿Juntan para ustedes o para sus familias?
–Las dos cosas –dijo uno.
–Yo junto para mí y para mi familia –completó el otro.
–¿A qué hora vienen?
–Estamos desde las 12 hasta las ocho y media de la noche.
–Sí. Desde que salimos de la escuela, hasta la noche.
Aquel día, antes de volver a su casa en el barrio Aeropuerto, ofrecieron sus monedas a la panadería, que aprovechó para hacerse de un poco de cambio. Dijeron que estaban contentos pero algo aburridos. Y confiaron que sólo la Policía los molestaba a veces.

PRESENTE. La idea de “La Roca Eterna” es convertir a Franco en un guía integral de la ciudad, que entregue hoy los volantes que indican cómo pagar el estacionamiento medido y mañana ayude a los vecinos con los recorridos de los micros o los circuitos turísticos. Quienes llegan al centro comercial de calle 12 podrán verlo con alguno de sus amigos, ex compañero de semáforo, como Lucas Iván, que también tiene 16 y estuvo un año en el semáforo de 12 y 50.
–¡Ey! ¿Ya no limpiás vidrios?
–No –dijo Franco, con una mueca parecida a una sonrisa, después de saludar: "Hola señora", "Hola señor" a los cronistas de Diagonales.
–¿Estás contento con tu nuevo trabajo?
–Sí, pero todavía nos tienta ir a limpiar vidrios.
–Pero por lo menos siguen en la calle ¿No es mejor lo que están haciendo ahora?
–Sí. Ya estábamos cansados de limpiar vidrios.
–Además, siguen ganando plata.
–La necesito. Toda la plata que gano acá se la doy a mi viejita.
–¿Tu mamá trabaja?
–Ya trabajó bastante, ahora la tengo que ayudar yo.
–¿Tenés hermanos?
–Uno
–¿Cuántos años tiene?
–19
–¿Y él, qué hace?
–Está preso. Si Dios quiere sale antes de estas fiestas.
–¿Qué horario estás haciendo?
–Venimos a las dos y media y nos vamos a las 18, pero tenemos 30 minutos de descanso ¿no?
–Si –responde Lucas.
–Entonces, pueden ir a la escuela.
–Sí
–¿Están yendo?
–No.
–¿Qué pasó?
–Dejé en séptimo, pero ahora voy a volver. Vamos a empezar a estudiar otra vez. Me dijeron que en agosto.
–¿Y vos?
–Yo también voy a volver a la escuela –dijo Lucas.
–¡Qué bueno! Ahora trabajan y van a ir a la escuela. ¿Están más tranquilos?
–Sí. Además, ya no nos para la Policía.
Franco y Lucas Iván saludaron y dieron la vuelta, para acercarse a una señora que estacionaba su auto en 12 como no hubiera ocurrido antes del estacionamiento medido, entonces, la esperaron en la vereda y cuando bajó le entregaron un papel naranja en el que se explicaba cómo debía hacer para sacar crédito para el estacionamiento medido.

1 comentario:

Humberto Acciarressi dijo...

Miguel: de casualidad (y por suerte) me encontré linkeado en tu blog, que me dispongo a recorrer. Este comentario es al sólo efecto de agradecerte y decirte que ya hice otro tanto desde el mío, en el sector de "Amigos enlazados en la Argentina" (es la única forma que encontré para ordenar los enlaces con amigos de otros países del continente y de Europa). Por supuesto nos seguiremos viendo en la blogósfera. Un abrazo

Humberto