"La gente cree estar plenamente informada sin haberse aproximado siquiera a una sola idea que contradiga sus prejuicios", Bill Keller.

6 de julio de 2010

Aún no se aplica el nuevo Código Urbano pero la ciudad ya parece bombardeada

Dicen que la utopía quedó atrás, allá lejos y hace tiempo, cuando la ciudad perfecta, racionalista y humanista, al servicio de la comunidad, comenzó a expandirse sobre sus lados como una mancha de aceite, informe. Entonces, la cuadrícula perfecta, cruzada de lado a lado por dos diagonales, dejó de estar rodeada de quintas y parques para expandirse, desorganizada, en una conurbe que la ahogó. Después vinieron las torres para oficinas y más tarde los edificios de departamentos.
¿Cuándo fue que se perdió el sueño de Pedro Benoit? Hay quien data la fecha de defunción del proyecto en La ley de Propiedad Horizontal, que habilitó que se puedan hacer más de una casa por lote, pero lo cierto es que La Plata crece en conflicto y su morfología cambia bajo el poder de las fuerzas del mercado desde los años '50. Y cada vez más vecinos advierten que se pone en riesgo la admirable idea conceptual que la vio nacer el 19 de noviembre de 1882.
A 128 años de su fundación, la ciudad cuenta con un nuevo Código de Ordenamiento Urbano (COU) que los vecinos critican porque permitirá construir edificios más altos en el centro, pero que, según las autoridades de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de La Plata, desnuda la carencia de un plan para la ciudad y el partido. La casa de estudios manifestó su “preocupación por la ausencia de un diagnóstico serio y profundo, una evaluación de aplicación de la norma en vigencia, el acotado tiempo de desarrollo de las modificaciones y sus validaciones a partir de la construcción de consenso”. Y, en un comunicado, advirtió: “La ciudad es un bien de todos, y por ende la construcción de la misma debe ser consensuada para poder garantizar su sustentabilidad urbano ambiental, social y económica”.
También el Centro de Ingenieros de la provincia planteo su oposición: “nos encontramos frente un código que no responde a ningún plan urbano ni vial sino mas bien a un agrupamiento de medidas desarticuladas”, lamentaron los profesionales, luego de recordar que “La Plata es el producto del proceso urbanístico más coherente y ambicioso que se haya desarrollado en la Argentina, y a pesar de ello no aprendimos a resguardar lo valioso que esto podría significar a largo plazo”.
El COU todavía no se aplica, pero la ciudad ya parece bombardeada.

2 comentarios:

Lisandro dijo...

tremendo ultraje a algo que suele ser motivo de orgullo platense, su racionalidad para la contrucción.

saludos miguel!

Anónimo dijo...

Por que no:)